Las mujeres soñamos con bodas distintas a las comunes que se realizan en iglesias, bodas originales que recordemos hasta el último de nuestros días realizadas en lugares que, ya sea por su excentricidad u originalidad, quedan en el recuerdo de los novios y de los asistentes.

boda-en-la-playa

Uno de esos hermosos lugares en los que podemos celebrar nuestra boda es en la playa. Elegir un hermoso paraje a las orillas del mar en el que junto a nuestro novio nos digamos el tan esperado sí puede ser una experiencia única e inigualable; aunque es probable que elegir un lugar como la playa para celebrar nuestra boda nos puede traer más de un dolor de cabeza en la planificación, lo cierto es que el resultado final, si todo sale como lo planeamos, es espectacular. La hora perfecta para celebrar una boda en la playa es el atardecer ya que el ocaso ayuda a crear una romántica escena que quedará en el recuerdo.

Para comenzar, debemos dejar atrás el clásico vestido blanco con una larga cola ya que esta se puede arruinar con la arena de la playa y cambiarlo por uno que no sea muy difícil de manejar además que la decoración que usemos deberá dejar el clásico estilo de las bodas y dar pie a una ceremonia al aire libre, el banquete a preparar también deberá tener toques marinos para que entonen con el ambiente en que se desarrolla la boda. Claro está que todos estos cambios deberán realizarse teniendo en cuenta siempre la esencia propia de las bodas.

Como vemos, el planificar una boda en la playa es una labor de difícil ejecución pero que una vez terminada se convierte en uno de los mejores lugares para casarse. Si la playa es uno de tus lugares preferidos entonces no dejes de lado la opción de casarte en este maravilloso espacio.