Estamos acostumbradas a vernos todos los días de la misma manera. Aunque nos cortemos el cabello, nos pongamos tinte o nos hagamos la manicura, esos cambios no suelen ser demasiado drásticos. Sin embargo, hay aventureras que no dudan en darles a su look un cambio radical. ¿Y si te sugerimos hacer un cambio de look antes de la boda, que dirías?

cambio-de-look-en-tu-boda3Seguramente que desde que tú y tu pareja han decidido casarse, buscas en todas las revistas de belleza o de novia que caen en tus manos incontables looks de peinados, tocados, maquillajes, colores de esmaltes e incluso vestidos. Todos esos looks, a la vez, harán tu look general.

De todas esas opciones, siempre algunas te gustarán más que otras, por lo que te aconsejamos que primero analices muy bien lo que quieres para no actuar por impulso y llevarte una mala sorpresa después. Hay algunos programas virtuales de cambios de imagen que podrían facilitarte la decisión.

Tu peso

No hay novia que no piense en cómo se encuentra de peso para llegar al “día B”. Días previos a la boda, todas se miran al espejo y especulan con cuántos kilos deberían bajar para que el vestido calce mejor o si se ven bien tal como están. Esto también debe estar presente en la posibilidad de un cambio de look antes de la boda.

Si consideras que necesitas mejorar tu imagen en este sentido y bajar de peso, no hagas dietas que prometen resultados rápidos y en realidad pueden impactar negativamente en tu salud. Hazlo siempre bajo supervisión médica, ya que de acuerdo a tus características, un nutricionista indicará el mejor régimen para ti, con rutinas de ejercicios físicos acordes.

Cutis de seda

Tal vez tus rutinas de cuidado facial apenas incluyan un gel de limpieza cada tanto y crema hidratante cuando te acuerdas. Sin embargo, por el hecho de vivir en un mundo donde la contaminación y el estrés están a la orden del día, tu piel lo manifestará opacándose o con la aparición de barritos y espinillos.

Para que tu rostro luzca radiante, suave y diferente a lo habitual, consulta con tiempo a una cosmetóloga para que te asesore en el mejor tratamiento para tu tipo de piel, con rutinas de limpieza profunda. Básicamente, esa “receta” incluirá exfoliación, limpieza con gel o leche facial, tónico y crema hidratante todos los días, pero también podrá contemplar otras técnicas adecuadas a tu tez.

Una mirada nunca vista

“Ojos” es una palabra clave en materia de cambio de look antes de la boda. Ellos son los que terminan de definir los rostros y los que les aportan identidad. Imagínate a ti misma con otros ojos: seguramente tu aspecto sea irreconocible. De modo que habrá que trabajar sobre ellos para ser una reina felina.

¿Cómo lograr las modificaciones básicas?: rediseñar la forma de las cejas, colocar pestañas postizas y un buen maquillaje como nunca lo hubieras imaginado que transforme la mirada. Lo recomendable es que pruebes este look (o varios otros) unos cuantos meses antes de la ceremonia, de modo que, si no te gusta, des lugar a que las cejas crezcan y vuelvas a un nuevo diseño.

Otra melena

Hay mujeres que cada vez que hacen su pasada por el salón de belleza salen como si fueran otras. Se animan a los cambios sin ningún problema y no temen a cómo les quede. Ayuda mucho la fisonomía que tenga cada una, y eso influye en que cualquier corte y peinado que se haga le siente siempre bien (o no).

Claro que arriesgarse a darle un giro total a la imagen a pocos días del casamiento es algo bastante impensado para muchas porque una vez que el estilista haya hecho su trabajo sobre la melena, no habrá marcha atrás. Aquí es donde más te recomendamos ese programa digital para probar cómo te verías con cierta cantidad de peinados, como para que saques tus propias conclusiones.

Si eres osada, seguramente no te acobardarán los cortes de cabello arriesgados, los tintes, mechas, alisados y permanentes. Sin embargo, si deseas mucho realizarte un significativo cambio de look antes de la boda pero tienes dudas sobre el resultado, elige uno en el que puedas reconocerte. Recuerda que lo más importante es que en tu boda y en todo momento seas tú misma y no intentes hacerlo sólo porque el look que pretendes es tendencia en las celebrities.

Manos y pies de hada

Usualmente se les dedica a las manos y los pies un tiempo prudencial sólo para que no se vean impresentables: corte de uñas y cutículas, lima, y esmalte. Como para salir del apuro de la cotidianeidad. Sin embargo, hay eventos sociales en los que las manos y los pies merecen mucho más, y ni qué decir si se trata de una boda… ¡y ni qué decir si esa boda es la tuya!

Así que además de cortar las uñas, quitar las cutículas, limarlas para darles forma, hidratarlas con crema y pintarlas con esmalte, hay tratamientos más profundos para esculpirlas y lograr que luzcan como en un cuento de hadas. Ejemplos de estos tratamientos son las uñas de gel, las de porcelana y las de acrílico.

Las de gel quedan más naturales que las otras dos, son más fáciles de aplicar y tienen menor costo. Las acrílicas son más duraderas que las de gel, y las de porcelana son más frágiles que las de acrílico. En los tres casos las uñas quedan bien selladas pero no respiran, por lo que es necesario aplicar algún producto desinfectante en las uñas naturales antes de colocar las “artificiales”.

La diferencia en tus manos y pies será tal que hasta tú misma te sorprenderás de verte. Imagina también lo bellas que estarán tus manos cuando en la ceremonia llegue el momento de intercambiar las alianzas.

Como verás, el cambio de look antes de la boda tiene más ventajas que desventajas. Por eso, si es tu deseo algo así, mientras puedas practícalo algunos meses antes, de modo que si no te gusta puedas revertirlo. Pero si te animas y crees que todo saldrá bien, ¡pues adelante!