El maquillaje que se debe lucir el día de la boda debe ser un tipo de maquillaje que no debe ser para nada cargado, sino que lo que se debe tratar de conseguir es un maquillaje leve, pero elaborado y con acabados profesionales. Por ello es importante contar con las manos profesionales adecuadas para asegurarnos un resultado perfecto en este día tan especial.

Por supuesto, cada persona puede elegir como prefiere lucirse, pero sin duda, lo más recomendado es intentar no excederse con ello. Lo más recomendable es intentar lucir lo más natural posible, y para ello hay que trabajar bastante para conseguir el resultado ideal.

maquillando-boda

En cuanto a los ojos, es importante que destaquen, ya que es una de las zonas con más importancia y que más hay que remarcar.
Los colores más utilizados en este caso son los marrones o cafés. En cuanto a las sombras, se utilizan muchos los tonos morados o lilas. Además, es importante recordar la existencia de los polvos translucidos, gracias a los cuales podrás evitar en gran medida los brillos en la cara a la hora de realizar las fotos de este día tan especial. Y no hay que olvidarse de una buena máscara de pestañas.

Para las mejillas, lo mejor es aplicar algo leve en un tono rosado o marrón. Dependiendo de las facciones de cada uno se deberá aplicar de forma ovalada, rectangular, redonda, etc.

La última parte más importante son los labios, estos deben ir a juego con tus ojos y tono de piel. Puedes utilizar colores más fuertes o más suaves, depende de los gustos de cada persona, pero lo más recomendable es probar diferentes tipos para ver cual es el que mejor queda.

Algunos errores que se deben evitar es, por ejemplo, mezclar muchos colores, al igual que también hay que tener en cuenta el horario de la boda para poder adecuar el maquillaje, pues no es lo mismo una boda por la mañana que una de noche.

En resumen, lo mejor es intentar ir lo más natural posible, sin abusar de los colores ni de la cantidad de maquillaje. Y por supuesto ponernos en manos profesionales para asegurar el resultado esperado.