Desde el momento en el que nos prometemos con el chico de nuestros sueños sentimos al tiempo pasar de forma tal que en un abrir y cerrar de ojos ya nos encontramos escuchando las campanas sonar; es por eso que el planear una boda con bastante tiempo de antelación y seguir una secuencia que, aunque no lo pensemos, inconscientemente se va cumpliendo es fundamental para que la ansiada boda que tantas veces soñamos se vea por fin materializada.

cuando-las-campanas-suenan

Lo primero es elegir la fecha en la que por fin tu vida y la de la persona que tanto amas se unirán por siempre, hay que tener en cuenta que no es lo mismo organizar una boda durante el verano; deberás tomar la decisión de realizar una boda por civil, por iglesia o ambas a la vez y reservar el ambiente o iglesia en la que se celebrará. De la misma forma el elegir un espacio para la recepción es uno de los aspectos importantes en la organización de una boda, el ambiente deberá ser el apropiado dependiendo el momento del día y la cantidad de invitados que planeemos tener. Todo esto junto al banquete, el personal de servicio que contratemos para la recepción y demás preparativos quedan relegados con el que a continuación será mencionado.

Creo que toda mujer estará de acuerdo conmigo en que lo más importante en la organización de una boda es el vestido que usaremos ya que este quedará como recuerdo perenne del maravilloso momento de nuestro día. Un vestido que nos quede perfecto y realce nuestra figura pero por sobre todo, con el que nos sintamos cómodas será el que elijamos.

Es recomendable tener una mano amiga que nos ayude a gestionar tiempos, gastos y tareas pendientes para la celebración de nuestra boda ya que nosotras tenemos la cabeza revuelta completamente pero sin menguar la felicidad que en todo momento nos embarga.