Los preparativos para la tan ansiada boda están siempre cargados de una felicidad infinita, aunque esta no logra menguar los nervios que crecen de forma incontrolable mientras más cerca estemos del ansiado día. La mayor parte del tiempo necesitamos ayuda para los preparativos: El banquete, el diseño de las tarjetas para los invitados, la decoración del local, entre muchos más detalles; pero, existen también detalles de los cuales debemos encargarnos sólo nosotras ya que serán los que llevemos durante la mayor parte o toda la celebración como es el caso del ramo de novia.

ramo-de-novia

La elección del ramo ideal dependerá de distintos factores, el principal factor es la elección de la flor, o flores, que más nos guste, lo común en las bodas es elegir una flor que sea de temporada. El color es otro factor a tener en cuenta, podemos elegir un ramo de bodas que sea de un sólo color o combinar entre distintos colores de flores ya que tenemos una ilimitada variedad de colores entre los cuales elegir; lo importante es que el color que elijamos se vea armonioso con el vestido que llevemos, la decoración del lugar en el que se celebrará la boda y, si se diese el caso, la flor que el novio lleve en la solapa.

Además, si queremos conservar el ramo y no lanzarlo al terminar la ceremonia podremos elegir uno que esté compuesto completamente de flores secas o bien armarlo nosotras mismas colocando nuestro ramo en una habitación oscura y ventilada. Aunque es cierto que el clásico ramo de flores frescas es siempre una alternativa elegida por muchas novias que gustan de lo clásico.

Como vemos, la importancia del ramo de flores es alta así que si te encuentras preparando una boda en la actualidad dale el lugar que se merece durante los preparativos.