Se me ha ocurrido crear esta nueva sección (por llamarlo de algún modo), en el que intentaré contaros un poco más sobre el porqué de algunos objetos presentes en las bodas.

El que se encarga de inaugurar este apartado es el velo. Sí, ese pequeño trozo de tela que suele cubrir la cara a las novias. Yo sé que no llevaré velo, ni mantilla, ni nada que me cubra el pelo o el rostro, sé que hay mujeres que lo lucen divinamente, pero a mí no me acaba de agradar. (No siempre os voy a relatar lo que sí quiero en mi boda, puedo contaros lo que no quiero y así daros aún más ideas sobre las inmensas posibilidades que tenéis a vuestro alcance. Tenéis que saber que esta es mi opinión y que no por ello os tenéis que dejar influenciar. Porque mi opinión no es nada válida para vuestros deseos.)

Actualmente los velos son blancos en su gran mayoría, ya que el significado de dicho color es inocencia, modestia (e incluso virginidad, aunque todas sabemos que ahora ya no se estila lo de llegar así al matrimonio).

historia-del-velo

Pero, para conocer el porqué del velo tapando a las mujeres, tenemos que remontarnos a la Antigua Roma. En esa época no te solías casar por amor, si no todo lo contrario, las bodas no eran tan románticas ni festejaban que el Destino los hubiera unido, si no que al realizar esa unión salían ganando las familias. Y es algo un poco triste decirlo pero la realidad era esa. Se hacían matrimonios de conveniencia donde el hombre y la mujer no se veían hasta el día de la boda, y por tanto, no había hueco para el amor, si no para el interés (ya fuera político, monetario o de otra índole).

Y así fue como las mujeres portaban un velo tapando su cara para que su futuro marido no les viera y decidiera salir huyendo antes de que comenzara la ceremonia. (Lo cual me parece algo grosero y estúpido).

Avanzando un poco en la historia nos encontramos con que en la Edad Media también se utilizaba el velo como protección del mal de ojo, la mala suerte (y tampoco se destapaba hasta finalizar el acto matrimonial). Y, por suerte, llegó el Renacimiento y dejó de verse el velo como algo para ocultar a la novia y pasó a ser un accesorio de unos de los días más especiales de muchas parejas.

historia-del-velo2

Hay muchísimas novias que siguen llevando el velo por tradición, tal vez porque su madre se lo pase a ella, porque le parezca bonito lucirlo en ese día o simplemente por llevarlo para parecer más ostentosa. (Hay diferentes tipos de novias y lo sabemos).

Es cierto que a mí hay algunas tradiciones que me gustan de las bodas (otro día seguiré hablando sobre ello), pero especialmente el del velo no me gusta. Primero lo veo un gasto un poco absurdo, ya que si te gastas dinero en maquillarte y en peinarte pues ¿para qué vas a querer taparlo luego? Yo soy de las que creen que todas somos preciosas y no tenemos que ocultarle nada a nadie, al natural mucho mejor. Otro punto que no me gusta del velo es el dinero que cuesta, es un poco caro para la utilidad que tiene. Y sí, tal vez quede un poco de tacaña al decir esto pero yo preferiría gastarme ese dinero en cualquier otra cosa de la ceremonia. También sé que existen muchos tipos de velos y hay algunos que no tapan ni la cara ni el cabello, pero esos me parecen algo de risa, como si llevaras algo colgando, no sé…no me acaba de convencer ninguno. Y la última razón por la cual yo no elegiría llevar velo en el posible caso de que la boda fuera mía, es porque no me gusta nada el origen de este complemento. Sé que muchas mujeres lo llevan actualmente porque hace bonito, porque es tradición, porque les gusta…y no por lo que antiguamente se estilaba, pero es que yo soy incapaz de llevar algo que signifique represión hacia la mujer.

historia-del-velo3

Y con este artículo no estoy intentando convencer a nadie de que no lleve velo en su boda, cada uno es libre de portar lo que uno desee. Simplemente quería acercaros un poco más la historia del velo, muchas veces he escrito que cada rincón, cada objeto de la boda tiene su significado e historia. Y sabemos la actual, el porqué elegimos este color o estas flores, pero también sería bonito saber la historia pasada de estos complementos.

Para decorar el cabello existen un montón de posibilidades que me parecen preciosas como algunos tocados, diademas de flores, o rejillas en la cara (no se si se llaman así, pero a mí me parecen muy elegantes).

Otro día hablaré sobre los tipos de velos y demás accesorios.

¿Y vosotras? ¿Llevaríais velo a vuestra boda? ¿Por qué? Sea lo que sea que penséis, es necesario que sepáis que ese día es vuestro y que por mucho que otros os digan que no llevéis o todo lo contrario, que os animen a llevarlo porque es algo tradicional, vosotras sois las únicas que tenéis potestad para decidirlo, diga lo que diga la gente. Al fin y al cabo las que vais a lucir las prendas sois vosotras. Tal vez no os veáis bonitas con él, o tal vez es el complemento que le falta a vuestro vestido para parecer aún más una novia.

historia-del-velo4

Espero que os haya gustado esta nueva sección y os animo a investigar un poco más sobre las tradiciones que existen en este día tan especial, yo intentaré hacerlo para poder escribiros un poco más y facilitaros la tarea.

Espero que tengáis una semana llena de sonrisas preciosas, y recordad que éste es un espacio en el que el soñar despierto está más que permitido y en el que sonreír no sólo es una posibilidad.

Muchos besos,

Asia.