El menú de una boda es una de las partes más importantes de la planificación ya que elegir los alimentos que se servirán en el menú es una dura tarea. Si la boda es de noche y con pocas personas  podrías poner platos que siempre habitúas a comer o mejor aún, contratar una empresa de catering para que cocine al instante lo que deseen los invitados.

Tienes que asegurarte de que tengas opciones para los vegetarianos y los celiacos. Si sabes que algunos de tus invitados tienen restricciones sobre la dieta debes asegurarte que el buffet incluirá verduras y ensaladas.

Trata que en el menú no se abuse del picante, es mejor los sabores neutros y ligeros ya que a muchas personas no les hace bien comer especiado. No mezcles alimentos que puedan provocar dolores estomacales ni alergias.

Si haces la boda en un restaurante te recomendamos que mires los menús que presentan estos y si no os convence podéis elaborar uno a vuestro gusto. Antes del menú es recomendable hacer un cóctel con bebidas, aperitivos, chacinas y quesos.

Es buena idea elegir alimentos de temporada y también se puede hacer un plato típico del lugar de nacimiento de los novios. Además de los gustos por la comida hay qué tener en cuenta las costumbres religiosas, los musulmanes no comen cerdo y los judíos no pueden comer mariscos sin escamas ni mezclar leche con carne.

Lo mejor es empezar con una crema, fría en verano y caliente en invierno o alguna ensalada para luego seguir con el pescado o la carne para concluir con el postre. Es importante que te dejes aconsejar para que todo sea un éxito.menu-ideal-para-una-boda