Cuando piensas en una mujer, piensas en la sensibilidad, suavidad, ternura, belleza y sobre todo coquetería y aunque es algo natural, tenemos que ser realistas en que muchas veces se pierden las proporciones y las chicas consciente o inconscientemente entran en un terreno peligroso, un lugar de alto riesgo en donde ellas mismas se han metido muchas veces sin darse cuenta.

En las cuestiones de regular nuestras vidas entran muchas opiniones, ahora estamos en otros tiempos» se dice. Pero el ser humano es el mismo, tenemos emociones, impulsos y pasiones igualito que nuestros abuelitos; y los encantos de las mujeres siguen atarantando a los hombres como en los tiempos de antaño.

La mujer posee esa coquetería natural capaz de llamar la atención de los que la rodean; la pregunta es «¿hasta dónde debes llegar?»

Lo primero que tienes que definir es si quieres algo serio, estable y a largo plazo con tu novio, incluso si deseas casarte para vivir con él de por vida. También debes saber que toda relación tiende a crecer e irá tomando las proporciones que tú decidas.

Aprendimos a regular nuestra vida por el ambiente en que vivimos; aquí se incluye nuestra familia, las costumbres y la manera de pensar del lugar donde crecimos y empezamos a hacer las mismas cosas que los demás hacían porque era algo normal para nosotros.

Una mujer me dijo: «cuando a mí me criaron, me enseñaron que lo malo era muy malo” con esto entendí que la habían alertado de los peligros. Estar consciente de esto no significa que vamos a vivir encerradas en cuatro paredes, sino que vamos a disfrutar nuestra feminidad con seguridad.

Checa estos perfiles de mujeres y ve si conoces a alguien así, o tu misma te identificas con alguna de ellas:

Las ingenuas: La coquetería para algunas chicas significa eso y nada más, no saben que para los hombres es una invitación abierta que da lugar a las caricias y después las lleva a la relación sexual. Las ingenuas pocas veces se detienen a pensar que el hombre está dispuesto a todo; ellos saben que la mujer es romántica y senti mental, pero a muchos de ellos el romanticismo les importa muy poco. Lo que los hombres quieren dicho llanamente es la acción de investigar, tocar y excitarse hasta llevar a la mujer que
desean a la relación sexual.

No podemos negar que los hombres aman con sinceridad y tienen sentimientos; pero por su diseño poseen una inclinación al sexo de una manera preponderante.

Las ingenuas poco se ponen a pensar que el novio puede mostrarse verdaderamente enamorado y tener «demostraciones» de que así es, pero en realidad está buscando convencer a su chica de tener sexo o caricias íntimas.

No seas ingenua en cuanto a lo que estás provocando en los hombres, en realidad tú no sabes si ese chavo tiene los valores y principios para respetarte, así que por tu seguridad, vale la pena que tengas un panorama real de la situación.

Las adictas a la aprobación: Toda mujer sin importar la edad quiere sentirse bonita, atractiva; también desea sentirse amada, valorada y aceptada y busca en el coqueteo, la manera de satisfacer esa necesidad emocional.

Puede ser que estés cediendo a las peticiones de tu novio aunque no te agraden, solo por no perderlo. Piensas que la única manera de retenerlo es entregándote a sus deseos solo para tener su aprobación y si no lo haces te sientes con complejos de culpa por no haber atendido a las demandas de tu novio.

El amor y la aprobación de un hombro suelo sor una necesidad muy grande para muchas chicas y  aunque es bueno, checa que no sea a precio de tu dignidad como mujer.

El error más grande que puedes cometer es acceder a las caricias profundas y a las relaciones sexuales creyendo que de esa manera harás que él te ame más; hay otras y mejores maneras de conseguir el amor comprometido y verdadero como mostrar tu valor y dignidad.

Las que se van de largo: Si eres de las chicas súper coquetas y te gustan las emociones fuertes, además has sido convencida por tus amigas de que debes «disfrutar» el momento y puedes irte de largo en caricias íntimas y relaciones sexuales; debes de saber que cuando el hombre tiene el camino fácil y sabe que puede disponer del cuerpo de su novia cuando se le antoje, en poco tiempo se va a echar para atrás ante un compromiso serio.

Generalmente un chavo que empuja a su novia al contacto sexual y caricias íntimas en realidad no la ama. No puedes esperar una relación a largo plazo jugando el juego de conocer sus cuerpos porque terminarán enfadándose. Un hombre que en verdad ama, es capaz de esperar el momento de entregarse en la intimidad con la mujer que ama si ella se lo pide.

No olvidesque muchas mujeres han sido heridasen el área de la sexualidad por jugar al coqueteoy a ser la chica despampanante a la que todos voltean a ver cuando llega a algún lugar.

¿Sientes que tú y tu novio padecen de «premura sexual»? es cuando los dos tienen tanta química que el cerebro se les desconecta. Si es asi, ponle cuidado porque una relación sólo a nivel de piel tarde o temprano termina por decepcionar a los dos.

Las cautelosas: A la hora de la conquista y el coqueteo, lo poco agrada y lo mucho enfada. Si te das cuenta, cuando tenemos algo en bastedad al rato ya no lo valoramos ni lo tornamos en cuenta: pero cuando tenemos algo en cantidades básicas o casi en escases le damos más importancia y lo valoramos más.

Una chica inteligente sabe medir su coquetería y entiende las proporciones que debe guardar para hacer que su novio esté continuamente interesado en ella.

Si eres cautelosa querrás tener un noviazgo constructivo del cual te sientas satisfecha y le de alegría a los que te aman. Cuando una chica es cautelosa puede disfrutar cada etapa de su relación a medida que ésta crece y se siente segura en todo lo que hace.

Muchas chicas quieren correr en su relación y fo único que consiguen es entrar y salir de una relación a otra, lo cual quieran o no, deja marcas en los involucrados; otras chicas prefieren ir paso a paso y no se dejan presionar por los que están a su alrededor.

Disfruta el hecho de ser mujer y de tu coquetería sin caer en el riesgo de que seas infraccionada por «exceso de velocidad’.

La coquetería es un elemento que le da un sabor a la relación de pareja y no debería desaparecer después de la boda, al contrario ahí tienes luz verde para sorprender a tu amado con detalles que tú sabes que le encantarán.

Tener salud, belleza y coquetería seguirá siendo parte importante de toda mujer, no olvides disfrutar tu feminidad y darle gracias a Dios porque eres mujer.

Muchas chicas quieren correr en su relación y lo único que consiguen es entrar y salir de una relación a otra.

728px-get-the-right-man-step-8-version-3