4 cosas de las que deben de hablar

El matrimonio como siempre hemos dicho, es la unión más íntima en la cual pueden participar el hombre y la mujer. Por eso es determinante que ambos lleguen al compromiso y pacto nupcial con el menor riesgo posible de colapso y con el más amplio conocimiento mutuo posible. El noviazgo debe aprovecharse para tomarse el tiempo de platicar de aspectos cruciales a los que se van a enfrentar una vez casados. Si previamente saben que sus opiniones están sobre la mesa, será más fácil mantener el buen entendimiento y armonía durante su vida matrimonial. Por otro lado, cuando alguien termina en divorcio y quiere rehacer su vida y entrar en una nueva relación, igualmente, necesita poner mucho cuidado ya que muchas veces las personas suelen atraer o sentirse atraídas por personas con la misma problemática que tuvo su anterior pareja. Aquí vamos a mencionar algunos aspectos importantes para que te tomes ei tiempo de conocer bien a tu pareja. Si ya están casados, igualmente, hablar de estos temas y llegar a un entendimiento es importante, así las diferencias de opinión no los tomara por sorpresa.

screenshot_23

  • Hablen de sus expectativas:

Una expectativa es algo que tú esperas, lo tienes bien definido en tu mente, pero no siempre es lo que vamos a obtener. El hombre y la mujer pueden llevar ¡deas diferentes de lo que van a obtener y vivir en el matrimonio. Asegúrense de que están en común acuerdo para que ninguno salga defraudado.

Lo etapa del noviazgo ofrece todas las oportunidades para conocer, observar, Sentir e intuir a la pareja. Todo hombre y mujer inteligente, que quiera formar una familia y un matrimonio para toda la vida, debe prender todos sus radares. Es bien sabido que en el noviazgo ponemos la mejor cara y nos mostramos muy lindos escondiendo nuestros defectos, aun así, puedes observar para ver si esa persona encaja con las expectativas y deseos que tú tienes. Quizá la mujer va al matrimonio con la idea de que él le va a ayudar en las labores de la casa, pero observas que nunca levanta un plato. Quizá él va con la idea de que ella trabaje fuera de la casa y le colabore con las finanzas, pero ella quiere ser ama de casa y encargarse de su hogar. Quizá ella tiene la idea de que van a viajar mucho juntos, pero él no quiere salir ni a la esquina. El pronóstico se puede observar, pero para más seguridad, se debe de hablar. Hagan un relato cada uno por separado, de cómo sería un día típico en su vida de casados, luego júntense para leer lo que escribieron y verán si tienen la misma expectativa o andan muy errados, en ese caso, se tiene que hablar.

screenshot_24

  • Hablen de su fe (religión):

La espiritualidad en el ser humano es muy importante. Uno de los problemas a los que se enfrentan las parejas una vez casados, es darse cuenta de que nunca hablaron de su Dios, su fe, sus creencias, sus bases y principios espirituales. Muchas veces desde el noviazgo se detectan las diferencias pero los enamorados las minimizan pensando que una vez casados no les afectara, y la triste realidad es que si bien pueden vivir así por muchos años, uno de los dos no alcanza a sentirse pleno ya que el otro no se entusiasma, se aísla y no participa de las actividades de las que el más fervoroso desea participar, pero no solo sino con su cónyuge, pues el que ama de verdad quiere que los dos participen en las actividades espirituales y no que alguno se quede fuera. «Ve tu sola a tu reunión, aquí te espero» en el mejor de los casos se escuchará esa frase, algunas veces será: «no quiero que vuelvas a ir a ese lugar» o ya de manera irrespetuosa «de seguro andas con alguien de ahí» Más adelante cuando llegan los hijos se ven en la encrucijada de qué le van a enseñar a ese niño y qué tan temeroso de Dios (no de temor malo, sino de respeto, reverencia y aprecio) lo van a formar. Lo ideal es que lleguen a un acuerdo, siempre el buscar a Dios en una buena iglesia donde se enfatice la bendición hacia la familia, será beneficioso para su vida y la de sus hijos.

screenshot_25

  • Hablen de sus futuras finanzas:

(Proyectos, administración y deseos). El dinero es parte cotidiana de un matrimonio así como tomar decisiones de cómo se va a administrar. El dinero posee la fuerza para sacar a relucir el corazón que tenemos. Dice la escritura que el dinero no es malo, sino el amor al dinero es lo que echa a perder el
corazón ya sea del hombre o de la mujer. Muchas veces uno de los cónyuges quiere ir administrando en base a las prioridades aunque para ello requieran sacrificar sus gustos, mientras que al otro cónyuge le gusta lucir el dinero y vivir más de la imagen social aunque llegue a su casa y no tenga lava trastes. Por eso es importante que detectes a tiempo en la fase de noviazgo, si tu novia tiene aires de grandeza y le falta poner los pies sobre la tierra. El deseo de superarse y crecer financieramente es completamente sano, lo que no es sano, es poner el dinero como detonante de nuestra felicidad. Lo ideal es hablar acerca de las finanzas y llegar a tener una visión objetiva (papel, pluma, calculadora) de lo que tienen y lo que pueden alcanzar con el esfuerzo en conjunto. Nunca dejes que el dinero robe tu corazón y dejes de ver la riqueza y el valor de tu cónyuge. Recuerda que el dinero es un medio, tu cónyuge es lo más importante.

screenshot_26

  • Hablen del liderazgo de su hogar:

Toda empresa necesita una buena administración y alguien que asuma el liderazgo con sus riesgos y responsabilidades. El creador del matrimonio instruye que el hombre debe asumir el papel de guía, proveedor y protector de su esposa y sus hijos, pero debe hacerlo con amor. Tristemente el hombre no ha asumido su papel y muchas veces ha descuidado su función para convertirse en alguien que exige ser tratado con más respeto del que ofrece. El hombre ha caído en el error de no valorar a su esposa y sus hijos cuando no pasa el tiempo con ellos, cuando promete y no cumple, cuando es violento e inspira temor etc., se va desvirtuando su imagen y deteriorando la familia en su interior. Por otro lado la mujer originalmente fue diseñada como un ser amable, dulce, tierna, comprensiva, pero al ser tratada bruscamente y ser constantemente rechazada, se va llenando de frustración, por lo cual su carácter empieza a  cambiar y el trato hacia su esposo ya no es el mismo. En la etapa de noviazgo se puede detectar si un hombre es prepotente, le gusta humillar, es corajudo, celoso etc., por otro lado se puede detectar si la novia es dominante, absorbente, vanidosa etc. Si ves algo así, piénsalo dos veces. En cambio si ya están casados, hagan un esfuerzo constante por no pelear el liderazgo de la casa y de la familia. La mujer que tiene como esposo un hombre responsable y que la ama se sacó la lotería, cuídalo, no seas dominante, el esposo no quiere una mamá, quiere una esposa. El hombre que tiene una  esposa sumisa (sumisa no significa tonta, sino que se une a tus proyectos y buenas decisiones), tierna, servicial, no te aproveches de ella, valórala, ámala y cuídala.

screenshot_27