Cuando ya hemos pasado el tan anhelado día de la boda. Cuando cada detalle fue filosóficamente pensado, las flores que decoraron desde la iglesia hasta el salón fueron desechadas, los manteles devueltos, las canciones que habías elegido fueron tocadas, el pastel que tanto dudaste si sería el sabor correcto se ha partido. Entonces, solo entonces volvemos a la realidad. Solo que ésta ya difiere de la anterior a los preparativos, en poco tiempo no solo ha cambiado tu perspectiva de las cosas puesto que ahora ya dejaste de ser señorita para pasar a ser señora, y entonces si todo ha salido como lo planeaste, te encuentras en tu nueva casa con un marido y además, ya pasada la luna de miel de vuelta a la rutina, pero a una nueva que nunca antes experimentaste.

pw-wedding-blues

Es ese sentimiento de finalización de un proyecto en el que invertiste tiempo y esfuerzo, donde los halagos y felicitaciones ya no son el centro de atención, y si algo no salió como lo planeaste, puede sobre todo convertirse en algún trastorno que puede durar unos días o venir meses después.

Muchos terapeutas en USA afirman que la mayoría pasa por un periodo de desilusión, mientras que entre un 5% y 10% sufren de remordimientos, tristeza o frustración orillándolas a pedir ayuda profesional.

Muchas parejas esperan que llegue un sentimiento mágico por haber firmado un acta que oficialmente los declara marido y mujer, cuando en realidad lo único que científicamente cambia es lo biológico eso
mismo que empeora con el wedding blues.

Cuando recién se compromete la pareja sus cuerpos empiezan a producir las incontrolables hormonas de felicidad oxitócinas y dopaminas, lo cual estimula por consecuente su unión, mientras esta avanza las mismas disminuyen, por ello y en gran parte pasar de las emoción al tener un encuentro con tu pareja
resulta diferente del principio al de la vida en común, interviniendo aquí la frecuencia y claro, el hecho de tener menos encuentros sexuales cuando se piensa que deberían ser más; el esfuerzo de mantener la llama en ese aspecto tan íntimo e importante en la pareja.

Aunque esto no se base sólo en lo sexual, mucha de la energía que utilizamos en los preparativos debemos buscarle un nuevo enfoque, y he aquí un gran consejo.

Mantón la chispa de su relación, ahora que tienen el tiempo y la libertad de ser ustedes mismos, hagan una cita al menos una vez a la semana, donde el centro de atención sea uno al otro. Planear y llevar a cabo esos proyectos son ahora la mejor manera de encaminar su energía y sobre todo de reponerte con una actitud positiva de que aquel momento no era el único día mas importante de tu vida, de su nueva vida juntos, si no al contrario el comienzo de una nueva etapa como pareja.

Planeen actividades juntos, podría sonar aburrido, pero funciona. Comunicación constante y sobre todo enfocarte en los beneficios que tienes por estar en matrimonio, planear a futuro y darte cuenta que ahora ustedes dos son familia.

Pásale a tu amiga más cercana a dar ese gran paso, las revistas y todo lo que te sirvió para planear tu boda, eso ya no pertenece a ti y volver a ellas solo te hará martirizarte pensando que lo hubieras podido tener si, hacer de tal fama, etc. Es súper importante tener en mente que vienen muchas cosas buenas para ustedes dos, que realmente la idea del matrimonio exitoso solo depende de ustedes dos y de nadie más.

Nunca olvides la razón porque has elegido a esa persona como The One, seguro es la persona para ti y recordar que los hábitos o pequeños detalles que nos desagradaban de nuestra pareja no desaparecen al decir: te acepto a ti como mi esposa. Por lo cual ten en cuenta que somos humanos, que estamos hechos para convivir y que el matrimonio precisa de aprender a sobrellevar estos detalles, claro, siempre y cuando no afecten tu integridad como persona y como mujer.

Recuerda que siempre tienes la opción de pedir ayuda profesional, si esto del wedding bluesva mas allá de tu felicidad y la de tu pareja.