¿En qué puede ayudamos contar con un coordinador de bodas?

Organizar adecuadamente una ceremonia nupcial, una boda, no es tarea fácil. Hay infinidad de detalles a los que se debe prestar atención, numerosos servicios que contratar y supervisar, así como una gran cantidad de gente implicada.

Todos estos preparativos recaen sobre los propios novios ayudados por los familiares más cercanos, generalmente padres y hermanos. Es normal que los novios deseen supervisar y controlar todos los detalles de una celebración como ésta. Pero también es normal que puedan verse un poco desbordados por ello. El mismo día del enlace todavía habrá detalles que atender, decisiones que tomar, y los novios evidentemente ni tendrán tiempo, ni deberían verse obligados a ello.

Por todo esto ha surgido la figura del “consultor o coordinador de la boda”, un “wedding planner” en inglés.

Sus (unciones puede realizarlas un familiar o amigo, pero cada vez es más común recurrir a la contratación de un profesional experto en la organización de este tipo de eventos.

Los novios se deberán reunir con este coordinador de bodas para indicar como desean su boda y aclarar aquellos detalles que sea necesario.

Esta figura, puede contratarse simplemente para el día de la boda, para que se ocupe de los detalles finales, o de los imprevistos de última hora.

Después será esta persona, el coordinador de la boda, quien se encargue a partir de entonces, y hasta el mismo día de la boda, de supervisar todos y cada uno de los aspectos de organización: el banquete contratado, los fotógrafos, la música, encargarse de la decoración tanto de la iglesia como de la recepción, solicitar licencias de matrimonio o cualquier otro tipo de documento que sea necesario, concertar cita para los análisis de sangre, aportar ideas y consejos originales, etc. Es posible que para llevar a cabo alguna de sus tareas requiera de la autorización por escrito de los novios.

Esta figura, el coordinador o consultor de la boda, puede contratarse con meses de antelación para que vaya ocupándose de todos los detalles de la organización o puede contratarse simplemente para el día de la boda, para que se ocupe de los detalles finales, o de los imprevistos de última hora.

Si bien contar con un coordinador de bodas puede supone un gasto adicional, éste no es tan importante si pensamos en el descanso y tranquilidad que proporciona. Es más, recurrir a los servicios de esta figura para ayudarnos a planificar la totalidad de la boda puede revertir en un importante ahorro en el precio final de la boda pues pondrá a nuestra disposición su experiencia y conocimientos, asi como una lista de potenciales proveedores.

wedding_planner