Conocer a la persona con la que quieres compartir el resto de tu vida puede ser una misión imposible para algunos, y aunque a otros se les dio de una forma natural, no deja de ser un alivio para quienes buscan formar una familia.

En este proceso de enamoramiento en el que la emoción está en el aire, no olvidemos que cada uno de los nuevos esposos viene de una familia con la que en mayor o menos medida vamos a convivir.

En otras palabras podríamos decir que tenemos que tener empatia por la familia del que será nuestro cónyuge.

Un matrimonio armonioso, en una buena parte contará con la buena relación que se tenga con la familia política, así que desde el noviazgo podemos empezar a tener la disposición y el deseo de hacer lazos amistosos con las personas que en poco tiempo (de realizarse la boda) pasarán a ser mis familiares también.

Existe todo tipo de familias, algunas son muy cerradas o celosas y toman la actitud de que les están quitando a su hijo (especialmente la madre del novio).

También, generalmente el padre de la novia se muestra celoso y desconfiado llegando a ser a veces descortés con el futuro yerno. Cualquiera que sea el caso, no debemos alarmarnos y menos reaccionar de la misma manera, una buena actitud de respeto y simpatía hacia la familia política puede llegar a cambiar la actitud que en un principio puede ser fría o distante.

No se conformen a dejar las cosas en malos términos, a veces una mala experiencia nos hace alejarnos y no querer convivir nuevamente con la familia política, pero de seguir así, tarde o temprano será un conflicto interno de la pareja ya que los celos crecen y el cónyuge cuya familia está distante se siente entre la espada y la pared, por una parte su familia y por la otra querer agradar a la pareja.

Como hombre, debes comprender que los padres de tu novia la han visto nacer y han cuidado de ella en todos los sentidos y esperan que tú hagas lo mismo.

Como mujer; debes saber que tu suegra espera que no le robes a su hijo y que mantengas una comunicación abierta con ella también espera que cuando tengas hijos la dejes disfrutar de sus nietos.

Los amigos pueden ir y venir pero la familia es lo que siempre tendremos a nuestro lado y aunque tengamos malas experiencias, siempre estarán ahí y que mejor que sea para disfrutar de los momentos felices como la llegada de los hijos, el cumpleaños del abuelo o los aniversarios.

Además en tiempos difíciles siempre podremos contar principalmente con el apoyo de la pareja pero también con el de la familia.

Algunas cosas que pueden hacer para un acercamiento saludable:

El yerno con el suegro:

  • Ver o ir a un partido de béisbol
  • Disfrutar de una película juntos en el cine
  • Hacerle arreglos a la casa o al carro

screenshot_68

La nuera con la suegra:

  • Irse de compras y a comer
  • Hacer un pastel
  • Hacer un día de spa en tu casa

Muestren interés en las actividades de los suegros y aprovechen cada fecha especial para ser detallista con ellos.

screenshot_69

Un matrimonio armonioso, en una buena parte contará con la buena relación que se tenga con la familia
política.